¡Feliz Día Internacional del Migrante!

  • 18 Diciembre, 2015

18 de diciembre de 2015

Hay más de 232 millones de personas que no viven en su país natal.

Yo soy uno de ellos.

Día Internacional Migrante 2015

El Santo Padre Francisco ha firmado el 12 de septiembre de 2015, el Mensaje de la Jornada Mundial del Migrante y del Refugiado de 2016 diciendo: “Migrantes y Refugiados nos interpelan. La respuesta del Evangelio de la misericordia” colocando en estrecha conexión el fenómeno que ve protagonista los migrantes, refugiados y la comunidad internacional, interrogada por estas circunstancias de apremiante actualidad, es la respuesta del Evangelio que se encuentra condensada en el tema de la misericordia.

 

¿Por qué se celebra el Día Internacional del Migrante?

Hoy se celebra el día internacional del migrante, decretado por la Asamblea General de las Naciones Unidas el 04 de diciembre de 2000 ante el aumento de los flujos migratorios en el mundo. Según la ONU se calcula que “en la actualidad hay más de 232 millones de personas migrantes en el mundo y que aproximadamente la mitad son mujeres. En cuanto a los continentes hacia donde se dirigen están: 1) Europa con 72.400.000; 2) Asia con 70.800.000; 3) América del Norte con 53.100.000; 4) África con 18.600.000; 5) América Latina y el Caribe con 8.500.000 y 6) Oceanía con 7.900.000”.

Desde tiempos inmemoriales los procesos migratorios han sido parte fundamental de nuestra historia. Bien sea por motivos religiosos, políticos, sociales, laborales o económicos. En algunas épocas han existido mayores movimientos que en otros, como cuando hay guerras, conflictos políticos, entre otros. Ante esta situación y hace muy poco tiempo es que los gobiernos han tomado medidas que tomen en cuenta esta situación.

 

La Iglesia trabaja en terreno al servicio de los migrantes.

Hoy por hoy, Chile se ha convertido en un país receptor de gran cantidad de extranjeros, cuyas culturas son bien diversas, incluso en el lenguaje. Ante esta realidad, la Iglesia ha tenido un papel fundamental en ayudarlos, capacitarlos y orientarlos en el proceso de regularización en el país, además de apoyarlos moralmente construyendo un ambiente grato con sus congéneres. En este sentido el INCAMI ha recibido en sus continuos 60 años de servicio a miles de personas y familias migrantes de más de 45 nacionalidades y ha dado respuestas concretas, eficaces y satisfactorias.

Según el Departamento de Extranjería y Migración (DEM), para el año 2014 los migrantes residentes en el país superaban las 477.000 personas y en lo que va del año 2015 ha aumentado considerablemente, pero aún así no supera el 3% de la población.

Según Delio Cubides, Asesor socio-laboral y jurídico del INCAMI afirma que la migración actual en Chile es de carácter regional y que recoge aproximadamente unas 45 nacionalidades. “En nuestros registros de atención socio-jurídica, laboral previsional, derivación institucional e inserción laboral en Santiago hemos pasado de registrar en el año 2004 de 1.864 personas migrantes a atender a 7.587 personas migrantes sólo en lo que va corrido de este año 2015”.

La mayoría de los migrantes que están llegando a Chile poseen distintos conocimientos y experiencias que aportan al país, así como diversas profesiones y especialidades científicas y técnicas que permiten ampliar el espectro tecnológico en el territorio, dando cuenta del gran aporte que implica contratar a un migrante con esas características.

 

Tráfico de personas e ingreso clandestino. Un problema mayor.

Un problema no menor y angustiante es la trata de personas y el tráfico de ellas, así como el ingreso clandestino. Son personas que quedan en un vacío legal y que muchas veces quedan atrapadas sin saber qué hacer. Situación difícil de evidenciar por lo que les cuesta acogerse a alguna posibilidad de regularización a corto y a largo plazo.

Ante esta realidad de la migración internacional, regional y nacional, el Padre Idenilso Bortolotto, Vicepresidente Ejecutivo del INCAMI afirma que: Hoy el fenómeno global de la movilidad humana cambia con extrema rapidez, comprometiendo en alguna medida todas las áreas del mundo. Por eso, la necesidad de una responsabilidad de verdad con-dividida: nadie puede no sentirse interpelado. Necesitamos tener un compromiso mayor aún con los migrantes, sus derechos y sus necesidades”.

Fuente: Comunicación Fundación Scalabrini

Bolsas de Trabajo
Casas de acogida
Hacer una donación