Fundación Scalabrini

Francisco «Una Iglesia sin fronteras, madre de todos»

  • 27 Septiembre, 2014

Mensaje del Santo Padre Francisco para la Jornada Mundial del Migrante y del Refugiado 2015: “emigrantes y refugiados, ocupan un lugar especial en la Iglesia”.

Francisco: “emigrantes y refugiados, ocupan un lugar especial en la Iglesia”. El pontífice dijo que es precisa “una acción más eficaz e incisiva, que se sirva de una red universal de colaboración, fundada en la protección de la dignidad y centralidad de la persona humana”, en su mensaje con motivo de la Jornada Mundial del Inmigrante y el Refugiado.

“En una época de tan vastas migraciones, un gran número de personas deja sus lugares de origen y emprende el arriesgado viaje de la esperanza, con el equipaje lleno de deseos y de temores, a la búsqueda de condiciones de vida más humanas”, recordó.

El lema para la jornada del año 2015 es: “Una iglesia sin fronteras, madre de todos”, y responde a la máxima de que “desde el comienzo, la Iglesia es madre con el corazón abierto al mundo entero, sin fronteras”, explicó Francisco.

El papa aseguró que “la vocación de la Iglesia” es “superar las fronteras y favorecer el paso de una actitud defensiva y recelosa, de desinterés o de marginación a una actitud que ponga como fundamento la ‘cultura del encuentro’, la única capaz de construir un mundo más justo y fraterno”.

Reconoció que “hay organismos e instituciones, en el ámbito internacional, nacional y local, que ponen su trabajo y sus energías al servicio de cuantos emigran en busca de una vida mejor”.

“Queridos emigrantes y refugiados, Uds. ocupan un lugar especial en el corazón de la Iglesia, y la ayudáis a tener un corazón más grande para manifestar su maternidad con la entera familia humana. No perdáis la confianza ni la esperanza”, concluyó.

El mensaje del papa fue presentado en el Vaticano por el portavoz Federico Lombardi, el Cardenal Antonio María Vegliò y Mons. Joseph Kalathiparambil.

Vaticano, 23/09/2014

Ver el Mensaje en: «Una Iglesia sin fronteras, madre de todos»