Fundación Scalabrini

#MigrantesAdital: Los desafíos del nuevo ciclo migratorios en Brasil

  • 17 Noviembre, 2014

A pesar del actual desinterés de los principales medios de comunicación del país, la cuestión migratoria sigue desafiando los scalabrinianos de la Misión Paz. Además de los 110 cupos ofrecidos, la Casa del Migrantes todavía tiene que recurrir a utilizar alojamientos extras, improvisados. “Y eso constantemente, todos los días”, destaca Paolo Parisi, director del Centro Escalabriniano de Estudios Migratorios (CSEM).

por Paulo Emanuel Lopes
Adital

Padre Paolo Parise, de la Misión Paz. Crédito:camara.gov.br

Padre Paolo Parise, de la Misión Paz. Crédito:camara.gov.br

BRASIL.- Paolo Parise es director del Centro Escalabriniano de Estudios Migratorios (CSEM), una de las cuatro instituciones que conforman la Misión Paz, una de las principales organizaciones de ayuda al migrante en el país. Ya son 15 años de su labor que Parise dedica al trabajo social en Brasil. “Vine como estudiante de Teología, regresé a Roma, hice mi maestría. Volví a Brasil, fui a Grajaú [extremo sur de la ciudad de São Paulo]. Regresé a Roma a hacer mi doctorado en “Cristologías de América Latina”. Volví en el 2010, cuando, desde entonces, estoy aquí en la Misión Paz”.

Además de recibir a las personas que llegan sin techo para pasar la noche, la Misión Paz ofrece cursos de portugués para los acogidos, atención en salud, así como orientación en cuanto al tema de la tramitación de documentación e intermediación con empresas. Una sala de juegos para niños buscar ofrecer un aire más juguetón a los fríos pasillos de la Casa de acogida.

A pesar del actual desinterés de los principales medios de comunicación del país, la cuestión migratoria sigue desafiando los escalabrinianos de la Misión Paz. Además de los 110 cupos ofrecidos, la Casa del Migrantes todavía tiene que recurrir a utilizar alojamientos extras, improvisados. “Y eso constantemente, todos los días”, destaca Parisi.

Migrar es un derecho universal del hombre, sin embargo aún está lejos de ser puesto totalmente en práctica. “Vemos estas contradicciones, el capital, el mundo de las finanzas tiene una inmensa facilidad en migrar, pero el ser humano encuentra mucho más dificultad”, reflexiona el sacerdote.

La siguiente es la entrevista exclusiva de la Adital al Padre Paolo Parisi:

Adital: ¿Cuáles son las principales nacionalidades que están llegando hoy a la ciudad de São Paulo?

Pe. Paolo Parise: Hoy en día, son todavía los bolivianos, tan solo que ya ‘no provocan más noticia’, por así decirlo. ¡Quién está llamando la atención [de los medios de comunicación] son los haitianos y los sirios [a causa del conflicto]!. De los países africanos tenemos el Congo y en un número un poco menor, los angoleños. De América Latina, además de Bolivia, viene llegando un grupo grande del Paraguay, todos jóvenes, y de Perú. El Ecuador es un grupo nuevo que viene llegando. Bangladesh es un grupo grande que está solicitando refugio en Brasil, pero aquí [en la Casa del Migrante] no llegan mucho.

Adital: ¿Cómo se da la recepción a los estudiantes que acuden al Centro de Estudios (CSEM)?

PP: Aquí tenemos una biblioteca especializada en migraciones, con bibliografía en varios idiomas. Revistas actualizadas del mundo entero sólo sobre migración-Nueva York, París, Roma, Buenos Aires, varios lugares. Tenemos la Revista Travessia [1], que nosotros publicamos, una de las primeras o quizá la primera en Brasil sobre migración. Todavía hacemos investigación, ofrecemos un curso a distancia sobre “Teología de las Migraciones”. Recibimos estudiantes de distintas universidades del Brasil, especialmente de Sao Paulo, pero también de varios otros lugares.

Adital: ¿Como aquella joven? ¿Es una investigadora, estudiante? [Antes de empezar nuestra conversación una mujer se dirigió al Pe. Paolo en inglés]

PP: Sí, es una candidata a doctoranda, cuyo objeto de investigación son los bolivianos. Ya está aquí hace un mes y medio acompañando los eventos de la comunidad boliviana.

Adital: ¿Cómo se lleva a efecto la comunicación institucional con estos inmigrantes en São Paulo?

PP: Tenemos una web-radio con programación en español. Tenemos aún un programa en vivo, a las seis y treinta de la tarde [18:30] en la Radio 9 de julio, los domingos, donde hablamos sobre cuestiones migratorias, como documentación, la trata de personas, servicios. La [radio] 9 de julio abrió este espacio hace varios años, y se ha convertido en un vehículo para trasmitir información a la comunidad de habla hispana.

Adital: Ustedes ofrecen una serie de servicios, tales como ayuda con la documentación…

PP: El Centro Pastoral y de Mediación de los Migrantes [CPMM] tiene cinco ejes principales. El jurídico-documental, en el cual ayudamos con carnet de trabajo formal o en planilla, trámites en la Policía Federal, para preparar toda la documentación… El segundo [eje], Trabajo, que comenzó hace casi tres años, es el buque insignia junto con la documentación. El tercer eje [del CPMM] son los cientos de cursos asociados que tenemos en la ciudad de São Paulo, con Sesc (Servicio Social del Comercio), en el cual la persona puede hacer curso de electricista, de otras especialidades, nosotros los orientamos hacia allá. Ya tenemos esta red montada, ofrecemos una carta de presentación, conseguimos becas… Otro eje es la Salud. Y, finalmente, el eje Educación, con todo el tema de los niños, escuelas, guarderías infantiles y el eje Familia-Comunidad. Por día, superamos las 70, 80 asistencias.

Adital: En este año, la Casa del Migrante sufrió una grande presión a causa de la demanda de haitianos llegados a Sao Paulo provenientes del Estado de Acre. ¿Esta situación se normalizó?

PP: Infelizmente, no. Además de los 110 cupos que disponemos, necesitamos acoger de 30 a 60 personas en los salones de la iglesia. Y eso constantemente, todos los días. Ya llegamos a acoger [por encima de la capacidad] 83 personas, después se redujo a 40, 15… y entonces, volvió a subir. Nosotros recibimos estas personas, pero es necesario que haya una acción eficaz del Estado receptor en la provisión de abrigos adecuados [2]” ¡y también en Barra Funda! [Muchos de esos haitianos llegan a São Paulo por el Terminal de transporte interurbano del Barrio Barra Funda, sin ningún apoyo y sin tener lugar para adonde ir. Terminan llegando a la Misión Paz, en el barrio de la Libertad, con ayuda de funcionarios del Metro o de ciudadanos que conocen la situación y se disponen a ayudar.

Adital: ¿Cuáles son los principales problemas encontrados?

PP: Yo arriesgaría decir que es el aprendizaje del idioma y encontrar una casa. Ellos salen a buscar en la región periférica de la ciudad por ser más barato, pero es una Vía Crucis encontrar, porque si para brasileño es difícil, pide eso o aquello, para ellos es aún más complicado. Otro problema, diría yo, es el trabajo. Infelizmente, hay algunos casos que nos escandaliza involucrando racismo. Por ejemplo, servicios que ellos tienen derecho, como salud, a menudo encuentran empleados que no tienen sensibilidad. ‘Van a venir interrumpir el servicio que ya es precario para los brasileños…’, vemos las cosas que pasan.

Adital: ¿Cuáles son los principales problemas encontrados?

PP: El aprendizaje del idioma y encontrar una vivienda, creo yo. Ellos van a buscar en región periférica de la ciudad, porque ahí es un poco más barato, pero es una vía crucis, encontrar algo adecuado, porque si ya parea el brasileño es difícil, le piden una serie de requisitos, para ellos es todavía más complicado. Otro problema, diría yo, es el trabajo. Desgraciadamente hay algunos casos chocantes, que involucran racismo. Otro de los problemas, yo diría, es el trabajo. Por desgracia, hay algunos casos que involucran un carácter racista. Por ejemplo, en los servicios a los que ellos tienen derecho, como atención médica, a menudo encuentran empleados que no tienen sensibilidad. Los maltratan diciendo cosas como, ‘Ustedes vienen aquí para empeorar el servicio a los brasileños, que ya es precario para la población brasileña…’, vemos que se dan cosas como estas.

Barrio de la Liberdade, en São Paulo, acoge a la mayor comunidad japonesa en Brasil. Crédito: obairrodaliberdadesp.blogspot.com

Barrio de la Liberdade, en São Paulo, acoge a la mayor comunidad japonesa en Brasil. Crédito: obairrodaliberdadesp.blogspot.com

Adital: ¿Cómo Brasil, país tradicionalmente receptor de inmigrantes, japoneses, italianos, entre otros, se está comportando ante esta nueva ola migratoria?

PP: Brasil se formó por las migraciones. Desde la más terrible, que fue la esclavitud, y después de la abolición de la esclavitud, llegaron la totalidad de las inmigraciones europeas, y otras migraciones, como los chinos, japoneses.

Yo diría que lo que lo urgente hoy es que tengamos sensibilidad humana El Brasil en ese momento, no tiene un gran número de inmigrantes. Los medios de comunicación a veces presentan (la llegada de los haitianos) como una invasión, lo que es equivocado. Si analizamos el caso de los haitianos, 35 000 personas no son nada en relación a la población de Brasil. El total de los de inmigrantes no llegan a uno por ciento de la población [brasileña]. Tenemos países Suiza, cuyos inmigrantes son más del veinte por ciento de la población local, por ejemplo.

En Italia, son ocho o nueve por ciento. Brasil tiene un pequeño porcentaje, es fácil de administrar. Brasil todavía tiene que cambiar su Ley de Migración, que viene del tiempo de la dictadura militar, 1980, ella mira a los inmigrantes como una amenaza. Pero no sólo eso, tiene que crear estructuras de acogida, no se trata simplemente de decir “bienvenido”.

Quién está haciendo esto hoy, en Brasil, es la Iglesia Católica. Veamos el estado de São Paulo, [tiene] la Misión de Paz, el Arsenal de la Esperanza, Casa de la Mujer, Caritas, cuatro estructuras de la Iglesia Católica. El Estado está todavía deja mucho que desear en este aspecto, pero está empezando a moverse.

Adital: Estamos ante una crisis de los niños migrantes, la cuestión de los refugiados de la guerra civil de Siria… ¿Cómo Ud. entiendes estos nuevos movimientos migratorios en el mundo?

PP: Desgraciadamente o, estamos en una época en que no sólo las cuestiones económicas están impulsando la migración, aún continua la cuestión de las guerras, los conflictos. Solamente de Siria han salido más de 2 millones de personas. Por desgracia, en esto, el mundo no ha cambiado.

Ahora, el hecho es que, en la actualidad, hay una gran facilidad para migrar, por la facilidad en los medios de transporte, hace que la migración sea mucho más rápida.

Al mismo tiempo, tenemos barreras, bloques o países que tratan de se protegen de las migraciones. Vemos estas contradicciones, la capital, el mundo de las PP: Desgraciadamente o, estamos en una época en que no sólo las cuestiones económicas están impulsando la migración, aún continua la cuestión de las guerras, los conflictos. Solamente de Siria han salido más de 2 millones de personas. Por desgracia, en esto, el mundo no ha cambiado.

Ahora, el hecho es que, en la actualidad, hay una gran facilidad para migrar, por la facilidad en los medios de transporte, hace que la migración sea mucho más rápida.

Al mismo tiempo, tenemos barreras, bloques o países que tratan de protegerse de las migraciones. Vemos estas contradicciones, la capital, el mundo de las finanzas tiene una gran facilidad para migrar, pero el ser humano encuentra mucho más dificultades. Las finanzas tiene una gran facilidad para migrar, pero el ser humano encuentra mucho más dificultades.

Otro tema que veo es que, en todo el mundo, los migrantes tienen una situación semejante. Si miramos 10 años atrás, los brasileños salían más del país.

Me acuerdo de amigos y amigas [brasileños] que conocí en Italia, eran niñeras, cuidadores de ancianos, trabajos que los italianos no estaban dispuestos a realizar. Ahora están buscando niñeras aquí [en casa], porque los brasileños no quieren más esos trabajos. Los empresarios de frigoríficos dicen “no encontramos más brasileños (para ese trabajo)”. No digo que haya que generalizar, pero una buena parte [de los inmigrantes en el mundo] va a hacer el trabajo que los nativos (del país receptor), no quieren realizar, y eso que está sucediendo ahora mismo en Brasil.

Lea también: 

Traducción: ricazuga51@yahoo.com