Fundación Scalabrini

V ENCUENTRO DE OBISPOS Y AGENTES DE PASTORAL DE LAS FRONTERAS DE BOLIVIA, CHILE Y PERÚ

  • 22 Octubre, 2015

Antofagasta, Chile, 21 de Octubre de 2015

IMG_3542Durante los días 20 y 21 de octubre de 2015, los Obispos y Agentes de Pastoral de las fronteras de Bolivia (Oruro, Coro Coro, Potosí y El Alto), Chile (Arica, Iquique, Calama, Copiapó y Antofagasta), Perú (Tacna y Moquegua) y las Comisiones Nacionales de Pastoral de Movilidad Humana, se reunieron en la ciudad de Antofagasta, Chile, con el objetivo de reflexionar, recoger experiencias y proyectar el desarrollo de una pastoral específica que responda a las necesidades de los migrantes en sus comunidades de origen, tránsito y destino, a través de una atención integral en las fronteras de los tres países.

El V Encuentro es una iniciativa en el marco de la celebración de los diez años (2005 – 2015), de la implementación del proyecto “Fronteras Solidarias y Seguras”, en el espíritu de fortalecer el intercambio de experiencias entre las diócesis con la acogida, la promoción y defensa de los derechos de las personas migrantes, refugiadas, y víctimas de trata y tráfico.

Las personas en situación de movilidad, migrantes y refugiados, que circulan en zonas fronterizas suelen enfrentar situaciones que pueden significar una amenaza a sus derechos. La arbitrariedad, la discrecionalidad y los abusos pueden exponer a migrantes y a refugiados a los riesgos de la migración irregular, a las redes de trata y tráfico y a la violencia sexual y laboral. En el caso de los refugiados, estas situaciones también pueden limitar su posibilidad de ejercer el derecho humano al asilo y acceder a procedimientos de determinación de la condición de refugiado.

IMG_3548El intercambio de experiencias y actualización de la información disponible sobre la situación en las fronteras, permitió una abierta reflexión entre los actores participantes del V Encuentro acerca de las estrategias necesarias para asegurar la implementación de acciones encaminadas a la protección de los derechos de migrantes y refugiados en las fronteras. Los participantes reconocieron mejoras significativas de la situación en las fronteras en cuanto a la atención de las personas en los pasos fronterizos, mejoramiento en las estructuras y servicios (casas de acogida y centros de atención al migrante) a nivel nacional y diocesanas.

Durante el V Encuentro se resaltó la importancia del protagonismo y empoderamiento del migrante para su inclusión en los programas de desarrollo local y propiciar su integración en las comunidades de acogida. Asimismo, se destacó la importancia de fortalecer acciones de capacitación en gestión migratoria y derechos humanos, llevar a cabo estudios sobre los diversos aspectos relacionados con los flujos migratorios en zonas de frontera e incrementar las campañas de sensibilización, información y prevención de la trata y tráfico de migrantes.

Hacemos nuestras las palabras del Documento de Aparecida: “La Iglesia, como Madre, debe sentirse a sí misma como Iglesia sin fronteras, Iglesia familiar, atenta al fenómeno creciente de la movilidad humana en sus diversos sectores… Las Conferencias Episcopales y las Diócesis deben asumir proféticamente esta pastoral especifica con la dinámica de unir criterios y acciones que ayuden a una permanente atención a los migrantes, que deben llegar a ser también discípulos y misioneros” (Doc. Final nº 441 – Aparecida, mayo 2007).

La circulación de personas a través de las fronteras de Bolivia, Chile y Perú ha aumentado en el marco de los movimientos migratorios mixtos, principalmente provenientes de Colombia, aunque también se observa la presencia de personas de República Dominicana, Venezuela, Haití y otros países de Medio Oriente como Siria y otros países de África. Muchas de las personas atendidas por Pastoral de Movilidad Humana en frontera, reconocen haber abandonado sus países por riesgos asociados a situaciones de violencia sufridas en los países de origen.

Este V Encuentro busca afianzar una acción concreta de cooperación, coordinación y articulación entre las iglesias de origen, tránsito y destino bajo una cultura de acogida. Queremos responder a las necesidades de integración e inclusión de las personas migrantes, como nos invita el Papa Francisco en su reciente visita a Bolivia: “Qué hermosos son los países que superan la desconfianza enfermiza e integran a los diferentes, y que hacen de esa integración un nuevo factor de desarrollo! ¡Qué lindos cuando están llenos de espacios que conectan, relacionan, favorecen el reconocimiento del otro! (cf. Evangelii Gaudium 210)… y que atrae en el camino de la consolidación de la Patria grande” (Discurso, Santa Cruz de la Sierra, 8 de Julio de 2015).

Al terminar el V Encuentro, se ve como una proyección de nuestra preocupación personal, el compromiso de construir una cultura de la confianza, donde derribadas las fronteras, geográficas, culturales y políticas, la presencia legítima de los hermanos migrantes permite valorarlos y reconocer los aportes para el país de destino y lo que enriquece a quien llega. Siguiendo la enseñanza del papa Francisco, esto nos coloca en la perspectiva de vencer el criterio “de los descartables” y cuidar el valor y dignidad de cada persona por ser persona.

Colocamos toda nuestra reflexión y diálogo bajo el cuidado y la protección de María, madre de corazón generoso y signo de la misericordia de Dios.

Fuente: Comunicación Fundación Scalabrini